Los compradores de casas de lujo de Manhattan están pagando primas para vivir en edificios diseñados por los mejores arquitectos del mundo.

En la última década, los compradores han gastado un 24,5% más en promedio para vivir en desarrollos diseñados por los ganadores del Premio Pritzker que aquellos realizados por arquitectos que no son galardonados, de acuerdo con un análisis de ventas de Mansion Global en los principales desarrollos de Manhattan.

Lea más: Cómo lograr que un espacio moderno sea acogedor

Los datos de ventas, proporcionados a Mansion Global por los consultores inmobiliarios CityRealty, cubrieron todas las transacciones en los últimos 10 años para 50 de los condominios más caros de Manhattan. De ellos, 17 fueron de ganadores de Pritzker y 33 por arquitectos que no han ganado el premio, aunque muchos aún son bien conocidos.

El análisis mostró que los compradores pagaron un promedio de US$3.238 por pie cuadrado (US$38.840 por metro cuadrado) en edificios diseñados por ganadores del Pritzker, en comparación con US$2.599 por pie cuadrado (US$27.965 por metro cuadrado) en edificios comparables  de los no galardonados.

Los edificios de los arquitectos estrella superan con creces el mercado de lujo en general, dijo Gabby Warshawer, directora de investigación de CityRealty, que compila un índice separado de “Contratos de Arquitectos estrella” que abarca 37 edificios de destacados diseñadores.

Ese índice está actualmente por encima de los más de 28 diversos índices de mercado de la firma de datos.

“Realmente muestra que hay una prima que los compradores están dispuestos a pagar por las unidades en los edificios de los arquitectos estrellas”, dijo Warshawer.

Los desarrolladores recurren a arquitectos estrella por el caché

El Premio de Arquitectura Pritzker es considerado el más alto honor del campo, similar a un Premio Nobel, y ha sido otorgado anualmente desde 1979 a un arquitecto cuyo trabajo demuestra “contribuciones consistentes y significativas a la humanidad” y “al arte de la arquitectura”.

Cada vez más desarrolladores recurren a estos arquitectos preeminentes para llevar el prestigio a sus proyectos para los compradores más exigentes, que en este momento están mal acostumbrados por las opciones en el abarrotado mercado de lujo de Manhattan.

“Los desarrolladores están en una carrera” para ofrecer algo distintivo, dijo Erin Boisson Aries, una agente en Nueva York de Christie’s International Real Estate.

Lea más: La salud de largo plazo de los bienes raíces va más allá de los precios de venta

“Ya no se trata de comodidades en el sentido de gimnasios y piscinas, saunas y baños de vapor, se trata de arquitectura. Se trata del concepto, de cómo se quiere vivir”, agregó.

De hecho, el oeste de Chelsea, en particular, se ha convertido en un epicentro para edificios de importancia arquitectónica, incluido el nuevo Museo Whitney de Arte Americano de Renzo Piano y la sede interactiva IAC de Frank Gehry. Una ola de condominios diseñados por Pritzker también está transformando esa zona, incluyendo 520 West 28th St., de la difunta arquitecta iraquí-británica Zaha Hadid, la primera mujer galardonada con un Pritzker; 152 Elizabeth St. del laureado japonés Tadao Ando; y 100 Eleventh Avenue por el ganador del Pritzker Jean Nouvel.

No todos los edificios son un éxito garantizado solo porque cuentan con un arquitecto de talla mundial, especialmente si se presta más atención a la fachada que a las casas que las personas realmente están comprando, señaló Boisson Aries.

“Hay ejemplos de edificios donde se pensó mucho en la fachada, pero el arquitecto realmente no se ocupó de la forma en que la gente quería vivir”, dijo.

Destacó el condominio de 19 pisos en 551 West 21st St. por Foster + Partners (la firma del ganador del premio Pritzker Sir Norman Foster) como un ejemplo del diseño bien ejecutado. El equipo diseñó el edificio de Chelsea de adentro hacia afuera, centrándose en el diseño de las unidades primero y luego cubriendo una fachada sobre el edificio, explicó.

Las ventas en el edificio han promediado US$2.839 por pie cuadrado (US$30.547 por metro cuadrado) en los últimos 12 meses, casi un 50% más que el promedio del vecindario de US$1.930 (US$20.766), según datos de CityRealty.

La ganancia potencial

En última instancia, los compradores están “pagando una prima por la marca”, dijo el evaluador Jonathan Miller, presidente de Miller Samuel, aunque advirtió sobre los peligros de vincular la identidad de un edificio con la reputación de un arquitecto único.

Por ejemplo, dos grandes diseñadores, Peter Marino y el ganador del premio Pritzker, Richard Meier, han caído en desgracia tras las acusaciones de supuesta conducta sexual inapropiada.

Sería “algo pasado de moda en este momento” unir sus marcas a los diversos edificios que crearon, dijo Miller.

Sin embargo, los condominios diseñados por arquitectos estrella pueden rendir frutos a largo plazo en el caso de los arquitectos cuyo estilo e imagen perduran, según el análisis de Mansion Global.

El edificio de condominios más caro en la ciudad de Nueva York sigue siendo 15 Central Park West, por el ganador de Pritzker Robert A.M. Stern, incluso una década después de que fue construido. Y los desarrolladores hicieron que la empresa del señor Stern replicara sus torres clásicas de caliza desde el Upper East Side hasta Tribeca.

El mes pasado, el músico Sting vendió un penthouse dúplex en 15 Central Park West por US$50 millones, casi el doble de los US$27 millones que pagó en 2008. Su ganancia no fue tan inusual, ya que el precio promedio de venta en el edificio de US$6.543 por pie cuadrado (US$70.402 por metro cuadrado) ha aumentado más del doble desde que se abrió en 2008.

LEA MÁS: ¿Hacia dónde van los mercados de propiedades de lujo en centros clave del mundo?

Mientras tanto, los precios en un imán de celebridades vecino, el Time Warner Center, son más o menos los mismos que hace una década, alrededor de US$4.500 por pie cuadrado (US$48.420 por metro cuadrado), según el análisis de Mansion Global.

Otro ejemplo de la apreciación del precio de Pritzker es 40 Bond St., un condominio en SoHo de aspecto industrial diseñado por el ganador del premio Pritzker Herzog & de Meuron, dirigido por Jacques Herzog y Pierre de Meuron. Las transacciones más recientes en el edificio cerraron por alrededor de US$2.900 por pie cuadrado (US$31.204 por metro cuadrado), un aumento de más del 20% frente a hace una década. Un vendedor misterioso de Londres vendió dos departamentos en el edificio el año pasado por un total de US$11,3 millones, US$3,6 millones más de lo que el propietario pagó en 2009 y 2011, según los registros.

Es probable que la escasez siga impulsando los valores en edificios diseñados por estrellas a largo plazo, dijo Miller.

“Son inusuales en términos de su disponibilidad”, agregó, “y eso mantiene el valor”.

Siga a Mansion Global:

Facebook | Twitter | Instagram | LinkedIn
Escríbanos: info@mansionglobal.com

Manténgase al día con el boletín de Mansion Global