Los compradores internacionales continúan comprando casas de vacaciones en las regiones costeras de España, aumentando las ventas y los precios en los principales destinos como Marbella, Costa Brava e Ibiza, según un informe del martes de Lucas Fox International Properties.

En todas las regiones que cubre Lucas Fox, el número de ventas de propiedades de lujo, las de más de €900.000 (US$1,05 millones), aumentaron un 27% anual durante la primera mitad de 2018, con un crecimiento significativo visto en destinos populares de segunda residencia.

Las ventas de lujo en Marbella aumentaron 50% anual en los primeros seis meses de este año, mientras que el precio promedio aumentó 125% a €1,2 millones (US$1,4 millones) durante el mismo período. Los compradores extranjeros representaron el 83% de todas las ventas, y un tercio provino del Reino Unido, según Lucas Fox.

Lea más: Los compradores de lujo regresan a España

“Los clientes británicos están empezando a comprar de nuevo y si Brexit termina siendo un ‘Brexit suave’, es probable que tenga un impacto positivo en el mercado inmobiliario”, dijo Ira Brankovic, un agente de Lucas Fox Marbella, en el informe.

El precio promedio de venta en Costa Brava aumentó 82% anual a €1,3 millones (US$1,5 millones), mientras que el número de ventas se multiplicó por cuatro. Los compradores franceses representaron el 31% del mercado, seguidos de los compradores del Reino Unido (25%) y de EE.UU. (6%).

Ibiza, otro destino popular de casas de vacaciones, también tuvo un aumento de cuatro veces en el número de ventas de lujo durante la primera mitad de 2018. El precio de venta promedio fue de €1,2 millones (US$1,4 millones), lo que representa un aumento del 10% respecto al mismo período de 2017. La mayoría de los compradores provinieron de países europeos, y el 13% provino del Reino Unido.

Además del estilo de vida costero que ofrecen estas ciudades, la mejora de la economía de España también es un atractivo para los compradores internacionales, según el informe.

España está en camino de ser una de las economías de más rápido crecimiento entre los países desarrollados, con un crecimiento del PIB del 2,4% durante 2018, proyectado por el Fondo Monetario Internacional. El desempleo del país cayó un 10,8% en el primer trimestre de 2018, según el informe, citando cifras del Instituto Nacional de Estadística de España.